Bip&Drive, el telepeaje conectado a una app

El verano llama a viajar, y mientras muchos optan por alejarse miles de kilómetros de su lugar de residencia y otros optan por los desplazamientos en autobús o tren, son otros muchos los que se echan a la carretera. Para estos últimos desgraciadamente el combustible no es el único gasto, los peajes en ocasiones salen más caros que la propia gasolina.

Y además de un importante gasto, los peajes también pueden ralentizar nuestro viaje por los atascos que en ellos se generan. Y una manera de ahorrarse esasa colas es utilizar un Vía-T. Múltiples bancos ofrecen distintas opciones para hacerse con uno de esos aparatos, pero nosotros hemos probado el de Bip&Drive, que nos permite conocer todos nuestros viajes desde su app. A continuación os contamos nuestra experiencia.

Aprovechando que en verano me tocaba hacer unos cuantos kilómetros y atravesar varios peajes, la vía más rápida para pasar por ellos es usando un Vía-T. Ya había probado anteriormente el de mi banco, pero en esta ocasión me decanté por una opción más “tecnológica”. El Vía-T de Bip&Drive entra en la palma de una mano y trae consigo un soporte que se puede pegar al cristal del coche para llevarlo siempre puesto.

El envío del dispositivo y el propio aparato son gratis en Bip&Drive. Su cuota anual habitual es de 18,15 euros, aunque contratando durante el mes de septiembre hay una promoción que regala los tres primeros meses, por lo que el coste anual se reduce a 13,61 euros. Si queremos un segundo dispositivo pagaremos 7,50 euros al año por él y de querer usarlo además de en España y Portugal en Francia, podemos optar por una cuota anual de 10 euros o 2,4 euros por cada mes que lo usemos allí.

La facturación, tanto de dicha cuota como de los peajes que crucemos, se realiza bien mediante cuenta bancaria o tarjeta de crédito. El uso de de Bip&Drive proporciona los mismos descuentos que otros Vía-T, dependiendo de la autopista y el número de viajes que hagamos y todos los trayectos realizados en un mes se pagan en un solo recibo entre el día 10 y 12 del mes siguiente.

La app es el núcleo de Bip&Drive, porque su funcionamiento es exactamente el mismo a otros Vía-T. Una vez registrados en su página web recibiremos en el domicilio indicado el dispositivo en una caja que nos invitan a guardar precisamente para guardar el dispositivo cuando no lo vayamos a usar, para evitar usos no intencionados.

Una vez tenemos todo, con las credenciales creadas en el registro podemos acceder a la aplicación, disponible en iOS y Android. La aplicación tiene seis principales secciones, que como veremos no están asociadas todas directamente con el servicio.

  • Mis productos: acceso a los datos dispositivo (número, fecha de alta y estado), las matriculas que tiene asociadas y posibilidad de pedir nuevos dispositivos.
  • Tránsitos y facturas: para consultar los peajes por los que hemos pasado y las facturas que nos cargarán.
  • Información en ruta: un planificador de rutas, con la habitual información de tiempo y distancia de viaje, radares, obras en carretera, puntos de interés y el coste estimado de los peajes.
  • Cerca de mí: un explorador de gasolineras, parkings, peajes, áreas de servicio e incidencias cercanas a la ubicación del usuario.
  • Localiza mi coche: un simple localizador de aparcamiento para que indiquemos dónde hemos aparcado, pudiendo incluir número de plaza y color de la planta de un parking.
  • Pago de parquímetro: todavía no disponible.

También tenemos acceso a datos personales, desde donde podemos cambiar algunos datos y la forma de pago y una sección de alertas que nos avisará cuando se haya generado la factura mensual.

Llegados a este punto, la pregunta que se hará más de uno es qué diferencia Bip&Drive de los otros Vía-T disponibles en el mercado. Y podemos decir que además de todo lo ofrecido por la app, disponible en otras tantas, la diferencia está en poder acceder a los tránsitos realizados de manera muy cómoda, aunque algunos bancos que ofrecen sus dispositivos Vía-T (asociados a una cuenta) también lo permiten.

Desde la sección Tránsitos podemos ver al detalle cada peaje pagado, desde el dispositivo usado, el nombre del peaje, la concesionaria hasta el importe desglosado, todo ello visualizable además en un ticket en PDF que podemos compartir por cualquier vía. Desde la sección Facturas podremos ver la factura del total de peajes pagados en un mes. Ésta se genera en torno al día 10 del mes siguiente, fecha en la que se pasa para su pago. Las facturas están disponible en PDF, tienen valor legal y desglosan todos los peajes pagados, con días y horas en los que se cruzaron.

El problema es que muchas autopistas españolas no transmiten los tránsitos ni en el momento ni en el día. En nuestras pruebas hemos llegado a ver como un trayecto realizado el 29 de julio no apareció en la sección correspondiente hasta una semana más tarde. Pero como decimos, ese problema afecta a todos los Vía-T, ya que es un problema de las autopistas.

Lo que sí puede ser una importante ventaja es el precio del servicio. Habitualmente los bancos piden una cantidad fija por el Vía-T (50 euros en CaixaBank, 36 euros en BBVA o 23 euros en Kutxabank) cuando Bip&Drive no cobra ni el dispositivo ni el envío, sólo la mencionada cuota anual de 18,15 euros, que no suele menor en los bancos, aunque algunos incluyen el primer año al comprar el dispositivo.

Inspirados en http://www.xatakamovil.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s