Hedy Lamarr, la actriz que inventó el wifi

‘Cualquier chica puede ser glamourosa. sólo tiene que quedarse quieta y parecer estúpida’. La frase es de Hedy Lamarr que, sin duda, era glamourosa pero de estúpida no tenía un pelo. Más bien al contrario.

Nacida bajo el mundano nombre de Hedwig Eva Maria Kiesler, esta actriz de origen austríaco ha pasado a los anales del cine por ser la primera mujer en protagonizar un desnudo integral en la gran pantalla (fue en el filme Éxtasis, 1933), sin embargo, el mayor logro de su vida fue crear una tecnología que abrió camino para la invención del wifi o el GPS. Si usted está leyendo esto en el móvil, que sepa que se lo debe a la erótica protagonista de Sansón y Dalila.

Sin duda, el guión de su vida tiene más altura que la mayoría de las películas que protagonizó y una actriz tan feminista como Susan Sarandon ha querido reivindicar su figura. Variety anunciaba esta semana que la ganadora del Oscar porPena de muerte ha comenzado a trabajar en un documental sobre Lamarr. El título provisional es Hedy: The Untold Story of Actress and Inventor Hedy Lamarr y Sarandon ejercerá de coproductora. “Es la historia de una actriz de Hollywood, a la que admiraron por su belleza y que, secretamente, fue una brillante inventora que cambió el curso de la Historia”, ha explicado. De hecho, el día del inventor, que se celebra cada 9 de noviembre, se hace en honor al cumpleaños de Lamarr, quien nació esta fecha en la vanguardista Viena de 1914.

Hija de un banquero y una pianista judíos, Lamarr pronto destacó en sus estudios por su aguda inteligencia. Sin embargo, el cine le fascinó de tal manera que decidió abandonarlos para probar suerte en el celuloide. Tuvo un descubridor de lujo: Max Reinhardt, el maestro del expresionismo alemán que, prendado de la belleza de la joven, le facilitó pequeños papeles en filmes germanos. Pero Lamarr tenía prisa por convertirse en una estrella y en su quinta película, Éxtasis, hizo lo que ninguna actriz se había atrevido a hacer: aparecer complemente desnuda y, encima, disfrutando de su sexualidad. Hubo incluso primer plano de un orgasmo (fingido). El escándalo fue tal que la película se prohibió en Estados Unidos, donde fue calificada como “peligrosamente inmoral“. E incluso el Papa previno sobre su visionado.

Inspiraados en http://www.elmundo.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s